IN MEMORIAM DE MARCELO CAMPANAL.

PorJosé Mª Jiménez Ballester

IN MEMORIAM DE MARCELO CAMPANAL.

Un derroche de facultades, así definía mi padre a Campanal II, en el pulido castellano que utilizaban los de su generación, la que compartían el simpar jugador sevillista y él, nacidos en 1931 y 1927 respectivamente. Y es que no había nadie que le ganara por alto con una capacidad de salto fuera de lo normal, y sin usar para nada los brazos. Llegó a saltar 7,50 metros en 1952, distancia que le hubiera convertido en plusmarquista de España. Su condición de futbolista profesional le privó de poder llevarse los títulos en un deporte, el atletismo, que aún era aficionado. Una foto que tenemos enmarcada en nuestra sede social nos lo muestra suspendido en el aire de Nervión como dominador pletórico del juego aéreo.

Y tampoco nadie se iba de él en velocidad, hacía los 100 metros en 10’8 segundos en pistas de ceniza y en una época en la que era muy raro que alguien bajara de los 11 segundos. El récord de España no bajó a 10 segundos y 7 décimas hasta 1960. Claro, era acusado de violento por la prensa de Madrid, les suena de algo… La pura verdad es que perdió un riñón como consecuencia del golpe que le propinó Gento. Según me contaron   sevillistas que presenciaron el incidente, la Galerna del Cantábrico no pudo soportar que le ganara la enésima carrera y lo agredió. Ni que decir tiene que el madridista no fue amonestado.

¿Y cómo llegó Marcelo al equipo de nuestros amores? Pues, en un barco carbonero que partió de Asturias el 12 de septiembre de 1948. El trayecto duró 4 días, en los que compartió camarote de literas con los marineros. En la revista Líbero declara “Creo que soy el único jugador de la historia del club que llegó por mar”. El 16 de septiembre y delante de la Torre del Oro le esperaba su tío Guillermo, Campanal I, el Gordo, glorioso jugador y emblema de la delantera stuka.

Marcelino Vaquero González del Río “Campanal II”, “El Huracán de Avilés”, recibió en 1999 el escudo de oro de la Peña Sevillista “Al Relente”, siendo Presidente Marcelino Escobar y Secretario Antonio Garrido, como premio a una trayectoria insuperable, como igualmente reconoció el club al concederle el III Dorsal de Leyenda del Sevilla F.C. Es uno de los cuatro únicos jugadores que han vestido más de 400 veces la camiseta del Sevilla, y fue 11 veces internacional, portando en tres de ellas el brazalete de capitán. Santo y seña de un equipo que combatía por la hegemonía del fútbol nacional con el Real Madrid y al que un árbitro dejó sin un título de Liga el año 1951, anulándole un gol legal que previamente había concedido como válido, por las protestas de los jugadores del Atlético de Madrid, que finalmente se llevaron el campeonato. Ay, si hubiera habido algo de justicia deportiva, dónde habría llegado este equipo. ¿Os recuerda algo?  Lo digo por lo de Mallorca en 2007.

Además de su trayectoria impecable, Marcelo exhibía  con orgullo su condición de sevillista. Era asiduo a la Feria de Abril donde cada año teníamos el honor de agasajarlo en nuestra caseta y compartíamos con él los recuerdos de tardes inolvidables, de gradas atestadas en el viejo Nervión, de chavales subidos en las palmeras de la avenida de Eduardo Dato  para poder disfrutar de un equipo de ensueño.

El lunes 25 de mayo se produjo un hecho muy doloroso, los inmortales también van al tercer anillo y allí junto a las otras viejas glorias con las que compartió vestuarios, campos embarrados, goleadas históricas y tantas tardes de triunfo y comunión con la grada, revivirán todos esos momentos. Aquellos Trofeos Carranza que ganaron al Real Madrid: conseguimos llevar a nuestras vitrinas los tres primeros, y en el IV, los capitalinos no pudieron aguantar más, Santiago Bernabéu presionó a la organización amenazando con la retirada del Real Madrid si continuaba jugando Campanal  por lo que finalmente se llegó al acuerdo de que fuera sustituido.

Es de justicia recordar desde la Peña Sevillista “Al Relente” la figura de nuestro mítico capitán, y rendirle homenaje.

¡Descanse en paz Marcelo Campanal, Campanal II!

 

Compartir

Sobre el autor

José Mª Jiménez Ballester author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.